Este es el titulo con el que el columnista Claudio Paolillo, del semanario “Busqueda”, inició su nota el dia 21 de mayo pasado, en referencia al tortuoso y lamentable proceso de decadencia que la sociedad rioplatense (Uruguay – Argentina) parece estar atravesando y quizás finalizando.

Vamos a realizar algunos comentarios acerca del contenido de la nota, ya que es intención de los autores representar sucesos que hacen a los cambios en el entorno macro y micro de los países latinoamericanos.

Nos vamos a focalizar puntualmente en la situación de la sociedad uruguaya, y los efectos que el proceso actual mencionado puede tener sobre el desarrollo de nuevos negocios y oportunidades en este mercado emergente.

En un gran resumen, el autor menciona el estado de decadencia y olvido de algunos de los valores mas básicos que representan a las sociedades modernas, el uso debido de las libertades – que no es ni mas ni menos que conocer los derechos y obligaciones que la misma impone- , el respeto por el prójimo, la pulcritud, el respeto por la propiedad privada, la seguridad, y una cantidad casi infinita de otros valores que componen los cuadros de una sociedad, y en el caso especifico, sus trabajadores, profesionales y empresarios.

Existe una realidad que al menos los autores de este blog concuerdan, y es el grado de marginalización de diversos sectores socio – económicos de la sociedad uruguaya, sin importar nivel de ingresos ni posición social, sino por el contrario, es un fenómeno de tipo “vertical” que atraviesa todos los estratos, ejemplos de ellos son el mal uso del idioma, el desconocimiento de las fechas patrias y simbolos nacionales y el desinteres por saberlo.

Creemos firmemente que este tipo de fenómenos en el largo plazo puede provocar no solamente una división social mas acentuada, sino una grave caída en el nivel de trabajadores calificados y profesionales, símbolo de sociedades avanzadas como ser la Norteamericana, Europea, y con mas cercanía Chilenos.

Es fundamental que quienes están en la conducción de un país se esfuercen por realizar todo lo posible – y lo imposible – por comenzar desde los inicios con la educación, y más precisamente con los niños, quienes de una manera u otra van a ser los herederos de nuestro accionar en el presente.

Hoy en dia, ya existe una generación de jóvenes –adolescentes – prácticamente perdida, ya no es posible comenzar de nuevo con ellos, pero sí lo será con quienes hoy están comenzando su ciclo escolar.

Todo ello, sumado a un esfuerzo como nación por lograr un conjunto de metas y objetivos a largo plazo podrá generar los estimulos necesarios para que la sociedad uruguaya vuelva a ser lo que muchos tomaron como ejemplo en su tiempo, y que fue orgullo de todos.

No debemos olvidarnos, de un aspecto fundamental en el desarrollo, el manejo de las políticas económicas, lograr una real apertura al comercio, integrarnos con los mejores socios de negocios que el país pueda tener, y buscar sin mayores discusiones ni reparos un mayor crecimiento económico y mejor empleo para todos los trabajadores.

Disclaimer: este post toma como base una nota publicada en la edición del dia jueves 21 de mayo de 2009 del Semanario “Busqueda”, son derechos reservados del autor de la columna (Claudio Paolillo). Todos los comentarios vertidos en este sitio son responsabilidad de los autores (Chelo y Pablo) y en nada representan las expresiones de terceros.

0 Comments:

Post a Comment


 

Copyright 2009| Chelo y Pablo.
Prohibida su reproducción sin la autorización correspondiente de los autores.